We use cookies

We are using necessary cookies to let this site work as safe and optimised as possible.
Please Agree on additional cookies so we can offer you the best experience.
For more info check our privacy statement.

Avances en el control de gusanos de suelo durante el cultivo de Phalaenopsis

Los gusanos de suelo ha estado presentes durante muchos años en el cultivo de Phalaenopsis. Hace quince años, el control de gusanos de suelo ya era un tema de discusión entre los cultivadores de Phalaenopsis. En aquel momento no era un problema grave. Resulta significativo el hecho de que ya entonces se recomendaba colgar un gran número de trampas de luz (1 por cada 200 m²) para controlar los mosquitos de gusanos de suelo entonces llamados Orfelia.

Hoy en día, los gusanos de suelo se ha convertido en una plaga. Para muchos cultivadores de Phalaenopsis y otras orquídeas, la población de mosquitos y larvas en su cosecha (invernadero y sustrato) se ha convertido en un problema bastante serio. Tan serio que muchas raíces de plantas están afectadas y se ha registrado un claro retraso en el crecimiento. Controlar las lombrices es una tarea complicada. Los productos químicos son (prácticamente) inexistentes.

¿Cuál es la solución?
Para poder controlar los gusanos de suelo de forma adecuada, es necesario saber a qué enemigo nos estamos enfrentando. Esto requiere mucha atención. Y todo empieza observando la colección de mosquitos atrapados en las trampas de luz. Los investigadores de la Universidad de Wageningen y el centro de investigación WUR han identificado una creciente gama de especies distintas de mosquitos en las trampas utilizadas por IMAC y Anthura, entre otros, tras recolectarlas en distintos cultivadores.

Origen
Los mosquitos identificados parecen ser nativos de América Central y del Sur. Lo más probable es que los mosquitos hallados en los invernaderos que causan daño como larvas hayan llegado junto con el sustrato y/o el material de la planta.

Especies
A día de hoy, la mayoría de las especies de gusanos de suelo pertenecen a la familia Keroplatidae (fungus gnats), como los Lyprauta cambria, Lyprauta chacoensis, Orphelia sp y Proceroplatus trinidadensis. Se ha atrapado también otros tipos de mosquitos, como las típulas (Tipulidea) y fungus gnats (Sciaridae).

Encontrar las diferencias

Lyprauta chacoensis

Proceroplatus trinidadensis

 

 

 

 

 

 

Ciclo vital y modo de vida
El ciclo vital de estas típulas es relativamente largo (en comparación con las Sciaridae, por ejemplo). En el invernadero, sin embargo, se consigue una gran población muy rápidamente. Hasta donde sabemos, el ciclo de vida de las especies de gusanos de suelo nunca ha sido documentada por completo. El siguiente diagrama indica la etapa de los datos que conocemos por ahora:

Fase Duración en días Notas
Crisálida 4 – 8 Dependiendo de la temperatura
Mosquito 2 – 5 En este breve periodo de tiempo, el mosquito pone principalmente los huevos
Huevo 7 Altamente impreciso.  Se está considerando una media de 7 dagen
Larva 21 – 35 Dependiendo de condiciones como la humedad y la temperatura

Larva

Crisálida

 

 

 

 

 

Los huevos y las crisálidas suelen depositarse en el sustrato de cultivo. Las crisálidas suelen rodearse de una especie de tela de araña con gotitas de humedad. Mientras la maceta está húmeda, las larvas viven principalmente en el exterior de la maceta (entre el sustrato y la superficie interior de la maceta). En cuanto el sustrato se seca, el gusano de suelo se mueve hacia el centro de la maceta (sustrato). Las larvas a través de finos hilos muy ácidos (ph< 3). Las larvas casi nunca se mueven directamente junto a partes del sustrato. Una vez emergen las crisálidas, el mosquito sube a lo largo del medio y comienza a volar. Los mosquitos se mueven principalmente al atardecer y por la noche. Las hembras ponen los huevos muy rápidamente. Para ello prefieren un medio húmedo (sustrato húmedo).

Infestación
El gusano de suelo se encuentra principalmente en la fase de crecimiento. Dos o tres semanas después del trasplante en macetas se encuentran las primeras larvas en el sustrato. Después el numero de mosquitos y lombrices gusanos se incrementa rápidamente. Los daños también se distribuyen rápidamente y se caracterizan por la erosión o la fragmentación de la punta de la raíz. La planta responde a esto produciendo nuevas puntas radiculares. Generalmente produce varias puntas radiculares ligeramente por encima de las puntas afectadas. El retraso en el crecimiento de la planta se debe principalmente a la débil absorción del agua y nutrientes por arte de las puntas radiculares durante las primeras semanas del cultivo y al consumo adicional de energía necesario en la producción de nuevas puntas radiculares.

Infestación por gusanos

Prevención y control
Se sabe muy poco acerca de los gusanos de suelo. No queda claro qué larva (especie de mosquito) puede relacionarse con los daños. Observar y contar los mosquitos en las trampas de luz también ha mostrado que a veces se encuentra una gran cantidad de mosquitos pero en la cosecha no se observa ningún daño. La solución del problema de las gusanos pasa por tres importantes factores:

    • Conseguir una información apropiada y una identificación de los mosquitos para llevar a cabo un control mejor enfocado (observar es conocer);
    • Prevenir la entrada de los gusanos;
    • Controlar la infestación interna (población).

Conocimiento e identificación
Anthura e IMAC apoyan la investigación que se lleva a cabo para identificar los mosquitos. Todavía no queda claro el daño que produce la larva del mosquito. Siguen encontrándose nuevos  mosquitos y se desconoce si sus larvas provocan algún daño. Su comportamiento y modo de vida puede variar considerablemente. Se sabe, por ejemplo, que os gusanos son caníbales. Pueden comerse a sus congéneres. No obstante, la cuestión es si todas las especies son caníbales como larvas. Además, existen indicadores de que el gusano de hecho se dedica más a devorar moho que a provocar daños en las puntas radiculares. Pero no queda claro si siempre estamos hablando del mismo mosquito. Por lo tanto, es importante estudiar más cuidadosamente la apariencia y el comportamiento de los mosquitos y los gusanos en la maceta.

Ningun gusano en las plantas y sustratos enviados
El gusano (crisálida, huevo, larva) también puede entrar en la cosecha a través del material y de la planta y el sustrato. Los proveedores de sustratos han tomado medidas para llevar a cabo un control más estricto en sus sustratos y evitar el riesgo de gusanos (crisálidas). En cuanto a las plantas enviadas, en un futuro próximo la mayoría de ellas se cultivarán en plugs. Por ahora, parece que el gusano no puede desarrollarse en el plug.

Control de infestaciones internas
Ya no se permite ningún producto químico que permita controlar adecuadamente los gusanos más antiguas. Los tratamientos espaciales para matar mosquitos tampoco ofrecen el control suficiente. Los gusanos jóvenes son más sensibles a los pesticidas. Poco después del trasplante en macetas, los pesticidas todavía pueden tener cierto efecto.

Cambios en el cultivo
Los cambios en el cultivo y en las condiciones de cultivo pueden ayudar a mantener los gusanos bajo control. Se han confirmado varios resultados relacionados con un método de cultivo con mayor sequedad. Posponer la sesión de riego puede ayudar a que el sustrato siga secándose. La lombriz tiene muy poca humedad para poder moverse. Un cultivo más seco tiene cierto efecto, pero generalmente suele ser algo temporal. Utilizar de forma continuada el método de cultivo más seco conlleva una peor calidad de la planta. Dosificar un agente humectante en el agua de riego acelera el secado del sustrato. Se sospecha que el agente humectante hace que al gusano le cueste más excavar sus finos rastros e incluso disuelve los trazos ya existentes.

Agentes biológicos
Controlar los gusanos con agentes biológicos parece una tarea muy difícil a día de hoy. Eso no quiere decir que estos controladores biológicos de plagas no controlen los gusanos. Las investigaciones en laboratorios muestran que los nematodos son capaces de controlar la larva de gusanos de forma adecuada. También pueden esperarse buenos resultados de la aplicación de ácaros predadores. El problema a la hora de controlar correctamente los gusanos en la práctica se debe generalmente al tamaño de la población de gusanos (mosquitos) y/o al método de aplicación. Veamos un ejemplo. Hace años, en Anthurium no era posible de controlar adecuadamente los trips en el cultivo mediante métodos biológicos. Ahora, los trips pueden controlarse perfectamente utilizando ácaros predadores y nematodos.

Avispa parasitaria
Observar, observar… y sorprenderse. Los investigadores de WUR tienen previsto organizar un cultivo de gusanos para establecer más vínculos entre los mosquitos, las larvas y los daños provocados.

Observando de cerca las larvas y crisálidas facilitadas por Anthura, los investigadores de WUR hallaron una crisálida que había sido parasitada por una avispa parasitaria. La crisálida en cuestión se encontró en un cultivo de Cambria en Anthura. Al poco tiempo se descubrió otra crisálida parasitada, así como las avispas parasitarias. Las avispas parasitarias buscan y parasitan gusanos de  un modo muy agresivo. En la sección fría donde se encontraron las crisálidas parasitadas resultó que las avispas parasitarias se multiplicaban muy rápidamente (en cuestión de pocas semanas) y habían  parasitado cerca de un 90 % de la población de gusanos. Se aplicaron todos los esfuerzos posibles para obtener más información sobre esta avispa parasitaria y sobre todo sobre la reproducción de la avispa mediante la experiencia de WUR y Koppert, entre otros.

Avispa parasitaria hallada en Anthura

Trampas de luz
La instalación de un número suficiente de trampas de luz está demostrando ser un método de creciente eficacia en el control del gusano. El objetivo es atrapar a los mosquitos antes de que comiencen a poner huevos. La práctica muestra que la población de mosquito disminuye de manera estable cuando se instalan trampas de luz azul.

Cada vez vemos más situaciones en la que el efecto de más trampas de luz provoca que haya un número menor de mosquitos y, como consecuencia, la ausencia de daños provocados por el gusano. Se recomienda instalar un mínimo de una lámpara por cada 150 m². Con un número suficiente de trampas de luz por superficie, la distancia entre el mosquito y la lámpara es menor y es más  robable que el mosquito quede atrapado antes de poner huevos.

Las trampas de luz no conseguirán erradicar completamente al gusano. Por esta razón, resulta necesario llevar a cabo un control de los gusanos de forma simultánea. Con una población baja de gusanos, un control biológico puede tener más efecto.

Caso práctico:
En un caso práctico se instalaron trampas de luz: una por cada 260 m². El número de mosquitos se redujo hasta el nivel de los 20 mosquitos por lámpara cada 24 horas. Sin embargo, pasado un tiempo (meses) la población de mosquitos se incrementó hasta más de 50 mosquitos por lámpara (cada 24 horas). Esto se traduce en aproximadamente 200 mosquitos cada 24 horas por cada 1000 m². Se decidió duplicar el número de luces. Tras la instalación, en poco tiempo se llegó a encontrar menos de 10 mosquitos por lámpara (= 80 mosquitos por cada 1000m²).

lamp

Atrapa y cuenta
La mayoría de los mosquitos se atrapan durante la noche. La proporción entre el día y la noche es aproximadamente de un 20:80. Una trampa pegajosa se coloca en la bandeja de recogida (azul o amarilla, es indiferente).

El mosquito que entra en contacto con la luz queda atrapado por el pegamento de la trampa pegajosa. Es posible que los mosquitos que han estado en contacto con la luz azul sigan volando. Además, la bandeja de recogida puede limpiarse más fácilmente usando una trampa (pegajosa) en la parte inferior.

Se recomienda contar el número de mosquitos atrapados en la trampa de luz una vez por semana. Limpie la bandeja de recolección y coloque una trampa pegajosa limpia en la parte inferior. Cuente el número de mosquitos atrapados en esta trampa pegajosa 24 horas más tarde. Esto le dará una indicación del incremento o la disminución de la población de mosquitos y le permitirá comparar la información con la de otros departamentos o cultivadores.

El control instalando trampas de luz es universal. El comportamiento de vuelo de las distintas especies de mosquito también puede variar. Pero en principio, la luz atrapa por igual a mosquitos randes y pequeños. Los Sciara también quedan atrapados correctamente.

Tipos de luz e instalación
No parece importar mucho el tipo de trampa de luz que se instala. Sin embargo, el tamaño de la lámpara sí que influye en el alcance de la luz. Es más probable que con dos trampas de luz pequeñas se atrapen los mismos o incluso más mosquitos que con una sola trampa de luz grande. La intención es instalar la mayor cantidad posible de lámparas por superficie para que la distancia de vuelo sea menor.

En otros países, los cultivadores de Phalaenopsis han instalado también trampas de luz con ventiladores. El objetivo es aspirar el mosquito que vuela cerca de la lámpara (luz azul) con la ayuda de un potente ventilador. Los mosquitos son atrapados por una bolsa que se encuentra bajo el ventilador (lámpara). Una única prueba en los Países Bajos parece indicar que con estas trampas de luces se capturan más mosquitos.

Si está pensando en comprar estas lámparas en otros países, es importante tener en cuenta que el voltaje y los vatios pueden ser distintos. Necesitará un adaptador o transformador y esto implicará riesgos adicionales en el entorno húmedo del invernadero.

Tenga en cuenta la humedad del aire dentro del invernadero y el sistema de riego. Añada una cubierta a las lámparas para evitar que el agua alcance la lámpara y los contactos eléctricos. Cuando se instalan las lámparas, es aconsejable hacer una conexión de forma que todas las lámparas puedan encenderse y apagarse a la vez. El cultivador puede escoger encender y apagar las luces desde su ordenador.

Hasta donde sabemos, la luz azul no tiene ningún efecto dañino en el crecimiento o en la forma de la planta. Cuando las ventanas y las pantallas están abiertas, es recomendable apagar las lámparas.

Observar y aprender
Si se observa regularmente, se ven y se aprenden muchas cosas. ¿Qué más podemos encontrar además de una avispa parasitaria? Estudiando detalladamente el comportamiento de los ácaros predadores podemos aplicar los controladores biológicos existentes de un modo más eficaz. Además de atrapar los mosquitos, la biología puede sernos útil en la lucha contra los gusanos. También podemos aprender mucho unos de otros. Ciertamente, juntos conseguiremos mucho más.

 

Este artículo se ha elaborado en colaboración con Bureau IMAC. Anthura y Bureau IMAC no se responsabilizan de los daños o perjuicios, tanto directos como indirectos, que resulten de aplicar los consejos sobre cultivo mencionados en dicho artículo.

Opcional (dependiendo del artículo)

  • El cultivador es responsable en todo momento de consultar el etiquetado de los productos para la protección de los cultivos.
  • La información proporcionada sobre cultivo está pensada para terrenos de cultivo holandeses.